Como especialistas en este sector, recomendamos revisiones periódicas a los niños, ya que si hubiera que intentar corregir algo, sería en estas edades.

¿A qué edades es recomendable una revisión?

Nosotros recomendamos a partir de los 3-4 años, porque si encontramos alguna alteración o factores de progresión que pueden producir o agravar la patología, cuando antes lo tratemos, mejor pronóstico del tratamiento tendremos.

A los 8 años,  las rotaciones torsionales y estructuras están formadas al 80%, quiere decir, que a partir de esta edad el pronóstico del tratamiento es desfavorable pero no imposible.

Las causas más frecuentes de patologías en edad pediátrica vienen por:

Alteraciones rotacionales y torsionales, que pueden derivar a andar hacia adentro o hacia fuera.

Marcha en puntillas ( no apoyar el talón) puede venir por diversas causas.

Pie plano. Todo niño debe de tener pie plano pero a partir de los 6-8 años debe de corregirse, por eso se recomienda revisiones, para ver si hay factores de progresión, que nos van a impedir que ese pie plano se corrija con el paso del tiempo y necesite ser tratado.

Malformación de los dedos, como por ejemplo, que se monten entre ellos.

Formación de verrugas plantares (papilomas)

Pie cavo, que siempre es patológico a cualquier edad, y con el paso del tiempo, puede derivar a la formación de dedos en garra entre otras cosas.

Disimetrías o diferencias de alturas en los miembros inferiores.

Existen más patologías pero estas son las más frecuentes en consulta.

En la clínica, también asesoramos del calzado que el niño debe usar en todas las edades ya que varía en función de la edad que presente.